3 señales de que necesitas un trabajo ya

Cuando nos mudamos al extranjero acompañando a nuestra pareja, solemos dejar nuestro trabajo y tomarnos un tiempo de adaptación en el nuevo destino.

Deshacemos cajas, organizamos la casa, hacemos gestiones… Ayudamos a nuestros hijos con su nuevo colegio, con el idioma. Procuramos estar muy presentes. Y, en definitiva, nos convertimos en el pilar de la familia, temiendo de que, de ausentarnos, todo se desmorone.

Hay 3 señales que indican que ha llegado tu momento de abandonar el hogar y que necesitas un trabajo ya:

  • Empiezas a hacer cosas raras con el dinero y a valorar el tiempo que inviertes en tu familia en términos de ahorro. Calculas lo que costaría una canguro o cenar fuera de casa y te atribuyes el sueldo. Te sientes mal por no generar ingresos e intentes rascar ahorros como contraprestación. Además, cuando gastas, te sientes culpable.

  • Defiendes que tus hijos “te necesitan en casa”. Que quieras quedarte en casa, es razonable. Que quieras trabajar fuera y te quedes en casa, no tanto. Y, sin embargo, sientes que nada puede funcionar sin ti o que cualquier alternativa, que te permita desarrollarte profesionalmente, sería demasiado costosa o complicada. 

  • Recurres a anécdotas laborales de tu pareja en conversaciones con amigos. Como no tienes anécdotas propias, si se habla de oficina, de jefes, de proyectos, acabas refiriéndote a los de tu pareja… o callándote. Sientes que tu conversación no es suficientemente interesante y que no tienes mucho que aportar. 

¿Te suena alguna de estas señales? ¿Añadirías alguna otra? 

Si ha llegado tu momento de decir basta al modo “pilar de la familia”, contáctame. Te ayudo encantada a explorar alternativas profesionales y a ponerte en acción. 

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

Subscríbete a mi newsletter

Mantente al día de todas las herramientas que iré dando a través de la web

Descubre más

¿Te sientes atrapada?

Hay una sensación dura y muy habitual en la vida de la mujer expatriada acompañante: la de sentirte atrapada. Atrapada en la dependencia financiera, en un

Hablemos de corresponsabilidad

Como expatriada acompañante, tiendes a adoptar un rol relativamente tradicional. La mera idea de acompañar a tu pareja en sus destinos y mudarte en función

Reserva ya tu sesión de coaching gratuita.

Selecciona en el calendario la fecha disponible que prefieras y recibiras un correo de confirmación con los datos de la sesión.

Descubre 6 secretos para reinventarte en el extranjero

Suscríbete y descárgalo gratis