Cuestiones de identidad en el extranjero

No cabe duda de que vivir en el extranjero brinda nuevas oportunidades, experiencias y abre la mente. Te permite conocer otros modelos de vida, de personas y te hace más flexible. 

Tu identidad (quién eres, qué te define) evoluciona mucho y muy rápido. 

El problema es gestionar esa nueva identidad. En el proceso, es probable que lidies con algunas discrepancias, que te causen malestar.

Puede que sientas que no encajas del todo en tu lugar de residencia en el extranjero. Traes un bagaje que te hace no entender o compartir algunas costumbres o diferencias culturales. Pero tampoco encajas ya 100% en tu país de origen. Tienes nuevos hábitos, valoras cosas diferentes, y dejas de disfrutar de planes, que antes te hacían feliz. 

A mí, en Alemania, me choca la individualidad de la sociedad y el silencio que conlleva. Pero, cada vez que vuelvo a España, me sobra sociabilidad y ruido. No es el único ejemplo, pero quizás el menos polémico;-)     

El cambio de identidad implica evolución y complejidad. Y, en todo caso, es una realidad. En lugar de resistirse, es mejor aceptarlo, explorar nuevas oportunidades y tender a pensar más en lo que te une a cada uno de los mundos, que en lo que te diferencia o anhelas del otro. Es decir, volviendo al ejemplo, disfrutar de la libertad e independencia que brindan las sociedades individualistas. Y valorar el acompañamiento, los lazos y el apoyo incondicional, que ofrecen las más colectivistas. 

En mis sesiones de coaching, trabajamos cuestiones de identidad: el autoconocimiento, el yo real, ideal y responsable, la identidad personal y social. Están muy ligadas a la satisfacción que experimentas en el extranjero, a las ganas o no de quedarte y a la actividad profesional que quieres desempeñar. 

Si necesitas claridad al respecto, contáctame y te digo cómo puedo ayudarte. 

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

Subscríbete a mi newsletter

Mantente al día de todas las herramientas que iré dando a través de la web

Descubre más

¿Te sientes atrapada?

Hay una sensación dura y muy habitual en la vida de la mujer expatriada acompañante: la de sentirte atrapada. Atrapada en la dependencia financiera, en un

Hablemos de corresponsabilidad

Como expatriada acompañante, tiendes a adoptar un rol relativamente tradicional. La mera idea de acompañar a tu pareja en sus destinos y mudarte en función

Reserva ya tu sesión de coaching gratuita.

Selecciona en el calendario la fecha disponible que prefieras y recibiras un correo de confirmación con los datos de la sesión.

Descubre 6 secretos para reinventarte en el extranjero

Suscríbete y descárgalo gratis