Esclava de mis palabras

Todos tenemos un refrán, que escuchábamos en la infancia, como banda sonora de nuestras vidas. 
¿El mío? “Eres esclava de tus palabras y dueña tus silencios”

Jajaja, os podéis imaginar, salí tímida e introvertida. 

El emprendimiento y la expatriación me obligan a hablar para sobrevivir. 

Y descubro que quizás lo que me ha venido esclavizando más han sido mis silencios: 

❌ Las emociones que he callado 
❌ Los límites que no he puesto
❌ Las necesidades que no he cubierto
❌ Las opiniones que no he compartido
❌ Las bromas que no he hecho

En las sesiones con mis clientas, cambiamos refranes. 

Identificamos creencias arraigadas que limitan, las cuestionamos y las sustituimos por otras más liberadoras. 

En mi caso, es fácil ganar: 

💫 COMPASIÓN. “El que tiene que boca se equivoca”
💫 FLEXIBILIDAD. “Donde dije digo, digo Diego”
💫 RELATIVIDAD. “Las palabras se las lleva el viento”  

¿Y a ti? ¿Qué creencia te limita?

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

Subscríbete a mi newsletter

Mantente al día de todas las herramientas que iré dando a través de la web

Descubre más

Si quiero, encuentro trabajo en Nepal

Hay dos actitudes extremas con las que afrontamos desafíos en la vida: Vamos, del “No me va a contratar nadie” al “Si quiero, encuentro trabajo

Reserva ya tu sesión de coaching gratuita.

Selecciona en el calendario la fecha disponible que prefieras y recibiras un correo de confirmación con los datos de la sesión.

Descubre 6 secretos para reinventarte en el extranjero

Suscríbete y descárgalo gratis