Extraño a Jack

Jack era mi vecino de Berlín.

No era un buen amigo, con el que quedáramos a cenar de vez en cuando. Tampoco el padre de los amigos de mis hijos. Ni siquiera era el oscuro objeto de mi deseo… 😝

Jack era, más bien, un vecino enérgico y molesto. De esos que duermen menos de 6 horas y parece empeñado en que tú tampoco duermas. Jack tocaba en casa la trompeta, con una disciplina inversamente proporcional a sus habilidades musicales. 

Acabamos de mudarnos y extraño a Jack.

Mudarte trastoca tu vida de tal manera que hasta los detalles más insignificantes adquieren nuevos tintes y valencias. 

Rebelándome contra la edulcorada visión de la mudanza como una nueva y maravillosa oportunidad, sostengo que la mudanza es una torta en toda la cara. 

Te desequilibra. Te zarandea. Te lastima. A menudo, te hace llorar. 

Ataca dos pilares fundamentales de tu bienestar: el sentido de identidad y el de pertenencia. 

Por las noches, cuando escucho a alguno de mis hijos sollozar por los amigos que dejaron atrás, recuerdo lo profundo que dormían en Berlín, indiferentes a los pasos de Jack y los torpes acordes de su trompeta.  

👉 Si quieres leer más contenido honesto sobre mudanzas y vida expat, date de alta en mi newsletter

👉 Si necesitas aclarar tu futuro profesional y decidir qué pasos dar en un nuevo país, reserva una sesión gratuita y hablamos. 

Compartir

Subscríbete a mi newsletter

Mantente al día de todas las herramientas que iré dando a través de la web

Descubre más

Extraño a Jack

Jack era mi vecino de Berlín. No era un buen amigo, con el que quedáramos a cenar de vez en cuando. Tampoco el padre de

Reserva ya tu sesión de coaching gratuita.

Selecciona en el calendario la fecha disponible que prefieras y recibiras un correo de confirmación con los datos de la sesión.

Descubre 6 secretos para reinventarte en el extranjero

Suscríbete y descárgalo gratis