Las 3 profesiones de tu carrera

Los momentos de reinvención siempre generan confusión. En las sesiones con mis clientas, solemos identificar 3 patrones de profesiones distintas, que se entremezclan en la experiencia anterior y aspiraciones futuras:

  • La profesión que queda bien. Se trata de aquella profesión que te parece que queda bien ante la mirada ajena. Consideras que refleja lo inteligente/creativa/competente que eres. Justificas querer dedicarte a esta profesión con argumentos supuestamente racionales, pero fácilmente desmontables. Sobre todo, tiene una importante carga de reconocimiento externo. Te encantaría que toda persona que ha pasado por tu vida supiera que te dedicas a esto. No necesariamente tiene que ver con dinero o jerarquía. Depende de tus propias creencias. Hablas de esta profesión con orgullo.  

  • La profesión que se te da bien. También suele haber una profesión que se te da muy bien, donde desarrollas algunas de tus habilidades, sin demasiado esfuerzo. Es una profesión cómoda, a la que a menudo recurres y siempre puedes volver. Es tu colchón. La profesión que, en una situación difícil, te aportará ingresos. La sabes hacer y la haces bien. Te mantiene segura y se te disparan los miedos, cuando piensas en cambiar. Como te resulta fácil, tampoco le das mucho mérito y te resulta obvio que tu vida vaya ligada a ella. Hablas de esta profesión con pragmatismo.

  • La profesión que te encanta. Se trata de la fruta prohibida. Sólo de pensar en ella, te entra el nervio, te ilusionas. Hace que se te pase el tiempo volando y la disfrutas tanto, que te cuesta llamarla trabajo. Piensas en una vida dedicada a esta profesión y te emocionas. Pero también temes que no tenga suficiente reconocimiento social o que no te aporte suficientes ingresos y, por ello, tiendes a alejarte. Conoces a gente dedicada a esto y te generan admiración, como profesionales y como personas. Hablas de esta profesión con pasión.

No son compartimentos estancos. Puede que, si tienes una trayectoria estable, sea porque has dado con un cierto equilibrio entre esos tres elementos1.

Tampoco una opción es necesariamente mejor que otra. Hay circunstancias de la vida que te condicionan.

Lo importante es tener claro qué haces, por qué lo haces y, si pudieras o tuvieras que hacer otra cosa, qué sería. Si quieres ganar claridad en este proceso, aquí te cuento 6 secretos para reinventarte profesionalmente en el extranjero.

 1 Por ejemplo, el concepto japonés Ikigai encuentra «la razón de ser» de las personas en el punto en que convergen: lo que te gusta, en lo que eres buena, por lo que te pagan y lo que necesita el mundo.

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

Subscríbete a mi newsletter

Mantente al día de todas las herramientas que iré dando a través de la web

Descubre más

Si quiero, encuentro trabajo en Nepal

Hay dos actitudes extremas con las que afrontamos desafíos en la vida: Vamos, del “No me va a contratar nadie” al “Si quiero, encuentro trabajo

Reserva ya tu sesión de coaching gratuita.

Selecciona en el calendario la fecha disponible que prefieras y recibiras un correo de confirmación con los datos de la sesión.

Descubre 6 secretos para reinventarte en el extranjero

Suscríbete y descárgalo gratis