Las lágrimas de Merkel

En alguna ocasión, se me han escapado las lágrimas en una reunión de trabajo. Porque me sentía tratada injustamente o porque me daba rabia lo que me decían o el tono en el que me lo decían. Inmediatamente después, me avergonzaba y pensaba: “Pero, ¿cómo puedo llorar en el trabajo?” y me acordaba de mi madre diciéndome: “¡Es que eres demasiado sensible!”. 

Hace poco, leí en una biografía de Angela Merkel que también ella se puso a llorar en un par de reuniones. En una ocasión, su jefe, el entonces canciller Helmut Kohl, le había reprochado no haber hecho bien su trabajo. Saber que hasta en esas esferas se derraman emociones me generó una especie de alivio… ¡No pasa nada por llorar!

Quizás el problema de las reuniones de trabajo (y de las organizaciones… y de la vida) no radique en las personas que se emocionan y lo expresan de forma sana. Sino en aquellas personas a las que la vulnerabilidad ajena les incomoda. En otra ocasión en que Merkel lloró, cuenta su biografía, estaba Obama presente. Este la abrazó y consiguió arrancarle una sonrisa. 

Lo que en mi infancia empezó como una carga, esa desbordante sensibilidad, se ha convertido en mi gran valor. La capacidad para interesarme, escuchar, empatizar, querer apoyar… Me resulta de gran utilidad en mi trabajo como coach. Y en mi vida. Puntualmente, también me hace llorar. 

¿Has llorado en una situación “inapropiada”? ¿Eres “demasiado sensible”? ¿O demasiado tímida, nerviosa…?  ¿De qué tienes demasiado o demasiado poco? ¿Y si residiera ahí tu talento? Si quieres explorar qué te hace especial y cómo aprovecharlo en el mundo laboral, reserva ya tu sesión exploratoria gratuita

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

Subscríbete a mi newsletter

Mantente al día de todas las herramientas que iré dando a través de la web

Descubre más

¿Te sientes atrapada?

Hay una sensación dura y muy habitual en la vida de la mujer expatriada acompañante: la de sentirte atrapada. Atrapada en la dependencia financiera, en un

Hablemos de corresponsabilidad

Como expatriada acompañante, tiendes a adoptar un rol relativamente tradicional. La mera idea de acompañar a tu pareja en sus destinos y mudarte en función

Reserva ya tu sesión de coaching gratuita.

Selecciona en el calendario la fecha disponible que prefieras y recibiras un correo de confirmación con los datos de la sesión.

Descubre 6 secretos para reinventarte en el extranjero

Suscríbete y descárgalo gratis